Chocolate Chips por puñados. —¡Quién da más!

Chocolate Chips por puñados. —¡Quién da más!

Chocolate Chips por puñados. —¡Quién da más! Si te pido que me pagues con 213 galones de agua por un puñado de chips de chocolate. ¿Qué pensarías? ¿Estarías en la disposición de entregar tanta agua para saborear el manjar de los dioses?

El oro azul es de los recursos más valiosos del planeta, pero no nos damos cuenta de la huella hídrica porque no tenemos que pagar en galones de agua. La huella de agua, está en todo lo que producimos. Le llamamos virtual, porque aunque no la vemos, la empleamos para producir el producto. Hasta exportamos el agua cuando producimos un producto de exportación.

El valor en agua de un puñado de chocolates es igual a + 213 galones. El agua es un bien virtual, intangible e imprescindible. Sin agua, simplemente, no tendríamos chips de chocolates.

El valor en agua de un puñado de chocolates es igual a + 213 galones. El agua es un bien virtual, intangible e imprescindible. Sin agua, simplemente, no tendríamos chips de chocolates. Clic para tuitear

Para darte una idea vaga, porque detallar cada proceso tomaría muchas más líneas. Los granos de cacao pasan por un largo proceso antes de convertirse en chocolate. Primero son transformados en pasta. Luego la pasta se separa en mantequilla y polvo y, en algún punto se agrega azúcar. Cada paso requiere de la suma de galones de agua que generan el producto final.

Disfrútalo, saboréalo, agradece al agua ese momento de placer. Acompáñalo con un suspiro y enamórate del momento en el que ahorras un poco de agua porque; gracias al agua que ahorras, habrá más chocolate para saborear.

Como Agua para Chocolate Chips ¿Cuánta agua necesitamos?

El volumen total de agua dulce usada para producir los bienes y servicios que consumes, es tu huella hídrica. Este concepto es fácil de comprender con el ejemplo del puñado de chocolate.

Ejemplo interesante de nuestra vida diaria son los +50 galones de agua por el vaso de café con leche. Sumando desde la produción del café, la leche, el azúcar, el vaso de papel con su protector y la tapa.

Un gesto vale más que mil palabras

El momento de despertar es ahora. Conéctate con la naturaleza de tu bienestar. Ser concientes de cada bocado, evitar el desperdicio respetando el agua que se emplea en la producción de alimentos, respetando el alimento que nos ha sido dado, pero sobre todo, respetando nuestra investidura de ser humano.

Cuidar el agua va más allá de cerrar el grifo, más allá de evitar la contaminación. Cuidar el agua implica ser conscientes de cuánto tenemos que dar por un puñado de chocolate chips.

¿Que opinas?

La Voz Latina de la Conservación. Apasionada en comunicar una visión integral de los beneficios de la conservación y protección de los recursos naturales. Creadora del EcoCoaching®. Su misión profesional y personal es inspirar una participación más amplia de los Latinos en el disfrute y defensa de los recursos naturales de América, para que procuren su Bienestar Natural­­™