fbpx

por Mildred Real 

Plásticos exacerban crisis en los océanos8 min read

por Mildred Real 

¿Quieres crear bienestar para ti e inspirar a otros? 

La comunidad de EcoInfluencers de la Red de Ecología Humana es para ti, únete y accede a contenido especial y personalizado, exclusivo para miembros..

El desafío global de eliminar la adicción al plástico es una obligación individual y colectiva que requiere información y motivación.

Los plásticos son transportados por las corrientes marinas y exacerban la crisis.

Los plásticos persisten en el ambiente durante cientos de años y exacerban la crisis de contaminación de los océanos al desecharse inadecuadamente. Por un lado, porque son transportados por las corrientes marinas hacia áreas especificas en grandes cantidades, formando lo que conocemos como "islas de plástico". 

Éstas acumulaciones de plásticos pueden causar daños graves a los ecosistemas marinos, ya que los animales pueden confundirlos con alimentos e ingerirlos. En algunas especies, esos plásticos provocan su asfixia, bloquean su sistema digestivo, o alteran sus hábitos de alimentación y reproducción.

Por el otro, los plásticos también pueden liberar sustancias tóxicas y contaminantes en el agua, que afectan la salud de las especies marinas y de los seres humanos. Porque consumimos productos del mar, somos vecinos del mar o es nuestro medio de sustento o recreación. En fin, afectan la salud de todos porque todos nos relacionamos de alguna forma con el mar, inclusive en el supermercado.

Aunque involucrarte en asuntos globales parezca abrumador, esconderse no va a desaparecer el problema. En cambio, sí dispones de información precisa para actuar y actúas, esas emociones asociadas con el sentido de misión cumplida, te ayudan a estar positivo. Cada pequeña acción para salir de la dependencia y adicción a los plásticos cuenta. No subestimes tu capacidad de hacer la diferencia.

Te adelanto que reciclar es solo un alivio, no una solución. Pero es un aporte y no hay aporte pequeño, Así que si no reciclas ó no hay un programa de reciclaje en tu área, tienes una obligación más grande de cortar tu adicción y yo diría que ineludible.

Te invito a reducir el consumo y la producción de plásticos, gestionar tus residuos y fomentar el manejo sostenible de desechos.  

Un cambio a la vez, tú puedes marcar la diferencia en la lucha para reducir el plástico.

Marcar la diferencia en la lucha para reducir el consumo y producción de plásticos te hace parte de una causa importante; tendrás mayor control sobre tu impacto en el ambiente; una mayor conciencia ambiental y una conexión más profunda con otros que comparten la misma preocupación. 

Empieza por reconocer qué parte del problema radica en la demanda autómata de bienes, o sea, en nuestro consumo de lo que proponga el mercado. Conocemos el daño, despreciamos el impacto, pero aún así, como si fuera imposible prescindir de él y buscar alternativas, continuamos con su uso y distraídos por la costumbre. 

Cada bolsa de plástico que desechas, cada botella de agua que compras, cada artículo de plástico de un solo uso que utilizas, contribuyes a la crisis. Aceptamos sacrificar la vida por una comodidad momentánea. La vida de todos en el planeta, porque comer plástico no es saludable, punto. Por eso, tenemos que enfocarnos y empezar de una vez:

  • Usa bolsas reutilizables: en lugar de usar bolsas de plástico de un solo uso, lleva contigo bolsas reutilizables al hacer tus compras.
  • Evita productos con exceso de envoltorio de plástico: elige productos con menos envoltorio o envases biodegradables.
  • Lleva contigo tu propia botella de agua: en lugar de comprar botellas de plástico de un solo uso, lleva contigo una botella de agua reutilizable.
  • Di no a los popotes, pitillos, sorbetes o plastic straws: evita utilizar popotes o sorbetes de plástico y opta por alternativas de metal, vidrio o papel.
  • Escoge productos de limpieza sin plásticos: busca productos de limpieza en envases biodegradables y recargables.
  • Evita productos desechables: en lugar de utilizar productos desechables, busca alternativas duraderas y reutilizables.
  • Participa en programas de reciclaje: asegúrate de reciclar correctamente y participa en programas de reciclaje comunitarios.

Deja una huella positiva en el planeta, gestiona tus residuos cómo un verdadero EcoInfluencer.

Gestiona adecuadamente los residuos para proteger el ambiente y la salud pública. Cuando los residuos se manejan de manera incorrecta, pueden contaminar el suelo, el agua y el aire, y representar un riesgo para la salud humana y la biodiversidad.

¡Prepárate para marcar la diferencia! A continuación, te presento algunas razones por las cuales es vital gestionar adecuadamente los residuos para proteger nuestro planeta y preservar su belleza natural:

  • Protege la salud pública: Cuando los residuos se manejan de manera incorrecta, pueden liberar sustancias tóxicas y peligrosas al medio ambiente. Estas sustancias pueden contaminar el aire y el agua, y representar un riesgo para la salud humana.
  • Preserva el medio ambiente: Gestionar adecuadamente los residuos puede ayudar a prevenir la contaminación del suelo, el agua y el aire. Además, puede contribuir a la conservación de los recursos naturales, ya que muchos materiales pueden ser reciclados y reutilizados.
  • Cumple con las regulaciones ambientales: Las leyes y regulaciones ambientales requieren que los residuos se gestionen de manera adecuada y segura. El incumplimiento de estas regulaciones puede resultar en sanciones y multas.
  • Ahorra dinero: Una gestión adecuada de residuos puede ser más económica que la disposición de residuos en vertederos o la limpieza de contaminación en el medio ambiente. Además, la reutilización y reciclaje de materiales puede ahorrar recursos y reducir los costos de producción.

El poder de un enfoque basado en el ciclo de vida para transformar la crisis del plástico en los océanos.

Minimizar los impactos ambientales, sociales y económicos de la producción de bienes es posible. Desde la extracción de materias primas hasta la producción, uso, desecho y reciclaje, el enfoque basado en el ciclo de vida es útil y práctico.

La crisis provocada por la inundación de plástico en los océanos nos reclama a gritos que actuemos de manera diferente. Es evidente que nuestras acciones habituales se han convertido en parte del problema en lugar de ofrecer una solución. Aplicamos pequeñas soluciones con bajo impacto cuando anhelamos una solución definitiva al problema. ¿Y qué hemos hecho?

Hemos establecido leyes, regulaciones y medidas que, a menudo, son ignoradas a tal punto que el problema persiste. No hemos innovado con suficiente valentía para atacar, sí, atacar el problema de raíz. Hemos permitido que nuestros océanos se inunden de plástico y desechos en nombre del desarrollo, la comodidad y el placer de aquellos que prefieren no mirar cuando se desecha la basura.

Cerramos programas de reciclaje con cualquier excusa y vendemos o compramos productos sobreempaquetados porque comercialmente se disminuyen las pérdidas o  porque se "ven bonitos". Se ha popularizado el "unboxing", alabando los envoltorios y generando competencia por el empaque de plástico más atractivo en la era de los influencers. Hasta que a ti te parezcan feos o le des no me gusta al video, el plástico será atractivo para el comerciante. 

Tenemos cosméticos con microplásticos innecesarios, cremas y jabones envueltos en plástico. Sí, productos llenos de plástico que terminamos enviando directamente a los océanos a través de la ducha o el lavamanos. Hasta que dejes de comprarlos y obligues a los laboratorios a esforzarse por ofrecer soluciones sostenibles.

Casi siempre vemos imágenes de vasos, cubiertos y platos de plástico flotando en el océano, pero no siempre somos conscientes de que la amenaza del plástico en los océanos proviene de muchas otras fuentes. Nuestras contribuciones al problema son tan variadas y generalizadas que solo si las examinamos en profundidad y tenemos la valentía para actuar de manera efectiva, avanzaremos.

El llamado a la acción más común se centra en el reciclaje, que implica "atacar" esos objetos visibles de plástico, como los vasos, cubiertos o platos. Sin embargo, son menos frecuentes las invitaciones a rechazar productos que tienen microplásticos o a rechazar el uso excesivo de empaques. Es hora de que ampliemos nuestro enfoque y empecemos a tomar medidas más significativas y conscientes para proteger nuestros océanos. No se trata solo de lidiar con los elementos de plástico que vemos, sino también de abordar aquellas fuentes de contaminación que son menos obvias pero tanto o más dañinas.

Hacer las cosas diferentes para lograr resultados diferentes. Las lecciones aprendidas del enfoque basado en el ciclo de vida de un producto no las incorporamos integralmente para combatir la contaminación por plásticos en los océanos. Cuando es evidente que todas las etapas del ciclo de vida del producto, tienen un impacto que se debe abordar. El uso de materiales sostenibles en el diseño, procesos de fabricación respetuosos con el  ambiente, elección consciente por parte de los consumidores, y una infraestructura adecuada para el reciclaje o compostaje al final de la vida útil del producto.

Estos procesos orientan hacia un modelo económico circular, un poco más complejo en cuanto a la producción y consumo, pero más sostenible. A fin de cuentas, no solo lo deseamos, necesitamos favorecer la eliminación del plástico de los océanos y para ello hay que reducir la cantidad de residuos plásticos y promover la recolección y el reciclaje de los residuos en todas las etapas.

¿Quieres neutralizar tu contribución y ser parte de la solución? —Reserva tu espacio en el taller gratuito "Detecta el plástico en tu vida y actúa"

Sobre la autora

Mildred Real


La Voz Latina de la Conservación. Apasionada en comunicar una visión integral de los beneficios de la conservación y protección de los recursos naturales. Creadora del EcoCoaching®. Su misión profesional y personal es inspirar una participación más amplia de los Latinos en el disfrute y defensa de los recursos naturales de América, para que procuren su Bienestar Natural­­™

>