La Costa del Tesoro ¿Verde? -¡Échale la culpa al río!

La Costa del Tesoro ¿Verde? -¡Échale la culpa al río!

Con el desparpajo al que nos tiene acostumbrados el Gobernador Rick Scott cuando se trata de los recursos naturales del estado, acusó al gobierno federal del desastre que su incompetente administración ha causado con la contaminación del Lago Okeechobee. Para nuestro gobernador todo es una conspiración, es incapaz de reconocer que su gestión sobre la conservación de los recursos ambientales de la Florida es absolutamente cuestionable.

Para empezar, uno de los estados del país que no puede darse el lujo de desconocer el cambio climático es la Florida, pero el gobernador no solamente no cree en el cambio climático sino que se asegura de impedir que quienes lo reconocen se expresen. Ya vimos como se omitieron los términos “cambio climático” y “calentamiento global” de cualquier documento público durante su administración.

También vimos como públicamente se excusó de cualquier acción encaminada a protegernos de las consecuencias del cambio climático, aduciendo que él, no es científico para saber si existe o no el cambio climático. Pues, ese fenómeno desconocido por pocos, entre ellos, nuestro gobernador, nos está azotando.

El estado de la Florida es el responsable de la calidad del agua del Lago Okeechobee y su Gobernador termina culpando al gobierno federal por lo que es solo consecuencia del estado de contaminación del Lago.

Échele la culpa al río, Gobernador. Con esas declaraciones, yo me pregunto: Será que el gobernador -como no es científico-, no sabe qué… -Si el Cuerpo de Ingenieros no descarga el Lago; hasta Miami habría sido inundada con la escorrentía del agua, como de hecho sucedió en el pasado, pero ésta vez estaría contaminada.

El culpable no es el ciego, sino el que le da el garrote. En otras palabras, sí el agua no estuviera contaminada, poco o nada habría sucedido. Pero ya que cito el refrán, tengo que convenir con que nosotros terminamos teniendo la culpa por darle el garrote a ésta administración para que nos caiga a garrotazos. Ya es demasiado.

Aún sin cambio climático la dinámica del Lago Okeechobee demanda un manejo responsable en cuanto a cantidad y calidad del agua. El cambio climático solo aumenta el riesgo de crisis porque genera sequías e inundaciones extremas y un aumento de las temperaturas que también presiona la estabilidad de los ecosistemas.

Por la dinámica del flujo de agua del Lago Okeechobee, es quizás uno de los cuerpos de agua que más limpio debería mantenerse. La tendencia es que aumente la frecuencia con la que tendremos estos escenarios de climas extremos. Es urgente desde hace años y, ahora impostergable, que nos preparemos para evitar que nos sorprendan los inevitables escenarios teniendo que elegir entre el de menor daño.

El cuerpo de ingenieros tuvo que decidir entre ver las playas verdes o dejarnos verdes a todos y obviamente se decidió por el menor de los males.

La Voz Latina de la Conservación. Apasionada en comunicar una visión integral de los beneficios de la conservación y protección de los recursos naturales. Creadora del EcoCoaching®. Su misión profesional y personal es inspirar una participación más amplia de los Latinos en el disfrute y defensa de los recursos naturales de América, para que procuren su Bienestar Natural­­™