Celebra el regalo de la vida en Navidad

Celebra el regalo de la vida en Navidad

En Navidad, ser conscientes del regalo de la vida es ser conscientes de la infinita plenitud que nos ofrece la naturaleza. La conexión con la naturaleza y sus recursos te proporcionan bienestar.

Aprovecha la Navidad para hacerte más consciente de la riqueza que nos ofrece la vida.

En ésta Navidad, deja fluir el amor por los recursos de la naturaleza, son bendición de Dios para amar, aprovechar y disfrutar. Clic para tuitear

En la vida diaria estamos conectados con los recursos del planeta.

El aire que respiramos para vivir, el agua que necesitamos consumir, el Sol que nos calienta y el suelo que nutre los alimentos que consumimos, todos son nuestra vida y la conexión inseparable con el planeta.

Cuando conocemos la desesperación de quienes han perdido el acceso a un aire limpio, al agua potable e incluso a los alimentos, nos afectamos. Especialmente en estas fechas. Pero que esas emociones que nos invaden por la interrupción del flujo de la vida no sean más fuertes que las emociones de felicidad y agradecimiento que debemos dar por nuestras bendiciones y nuestra capacidad de cambiar esa realidad.

Incluso si somos víctimas de la tragedia, si estamos en ese grupo de presionados por la desconexión, tenemos que observar la situación como lo que es, una historia que no nos define como personas ni como seres humanos. Hechos que vivimos para aprender algo y hacer algo al respecto atendiendo plenamente la realidad más allá de nuestra mente. La vida sigue ahí y podemos sentirla y mejorar, hay esperanza.

Agradece a La Tierra el regalo de la vida en Navidad

Amar los recursos del planeta y reconocer sus límites es despertar la conciencia por la conservación. Conciencia que evitará mayores desgracias en el planeta. Conciencia por la que tenemos que practicar la conservación de los recursos naturales. Desde apagar la luz cuando salimos de una habitación hasta reducir el consumo de combustible.

¿Sabías que ahorrar agua también ahorra energía? -Se requieren grandes cantidades de energía para que el agua llegue a tu hogar. Incluso ya en tu hogar demanda más energía para tomar una ducha caliente. Así que tomar estos días para regalarte la salud del planeta reparando alguna gotera en casa; asumiendo hábitos amigables con el agua como cerrar el grifo mientras te lavas los dientes; o instalando un colector de agua de lluvias en el jardín para regar tus plantas, toda acción te reconecta con la vida.

La naturaleza la podemos apreciar, la podemos sentir y gracias a ella, podemos vivir.

¡Vive, Feliz Navidad!

La Voz Latina de la Conservación. Apasionada en comunicar una visión integral de los beneficios de la conservación y protección de los recursos naturales. Creadora del EcoCoaching®. Su misión profesional y personal es inspirar una participación más amplia de los Latinos en el disfrute y defensa de los recursos naturales de América, para que procuren su Bienestar Natural­­™