Dakota Access y la conciencia sobre el ambiente.

Dakota Access y la conciencia sobre el ambiente.

Uno propone y Dios dispone. Apenas había comenzado a escribir mi historia sobre el Dakota Access. Por el Día Internacional para la Prevención de la Explotación del Medio Ambiente en la Guerra y los Conflictos Armados. Cuando salimos al cine a ver Hacksaw Rige, película que tal vez yo no habría elegido en primera instancia. Pero como mi esposo es Veterano del Ejército, conocía la historia y la tenía en su lista.

En esta etapa de mi vida en la que he resuelto dejarme llevar por la marea. Anoche me sorprendí haciendo lo de siempre; con la mente aquí y allá a la vez. Mientras veía la película cargada de emociones intensas, mi mente le daba un giro a la historia que escribía. Entonces me asegure de dejar mi atención en el cine y esperar hasta hoy para escribir.

La guerra y los conflictos armados, tienen en sí mismos una carga muy intensa de emociones negativas. Ni los que por fortuna han estado ajenos a un conflicto armado, dejan de sentir empatía por las víctimas. Aunque el ambiente no está en la cuenta, las imágenes calan profundo en el corazón. Y crean una necesidad absoluta de desconexión, como mecanismo de defensa.

Entonces, ¿cómo traer a la mesa la afectación del medio ambiente en las guerras y los conflictos armados? Sin llenarles el cubo de las emociones para la desconexión. Además, resulta complicado hablar del agua, el suelo, el aire, cuando hay tanta sangre de por medio. Pero tenemos que intentarlo, porque cada vez con más frecuencia, los motivos de un conflicto armado son precisamente los recursos.

Si no ha sido la competencia por los recursos, ha sido la devastación que causan en el ambiente. Ciudades y medios de vida destruídos; pozos de agua contaminados; cultivos quemados; bosques talados; suelos envenenados y, hasta animales sacrificados para obtener una ventaja militar; han sido y sin duda, serán la motivación para conflictos futuros.

La prevención de los conflictos armados y las guerras es una necesidad imperiosa.

Aquí entra la película sobre Desmond Doss, un soldado americano que decidió enlistarse durante la Segunda Guerra Mundial. Pero su condicioón fue nunca agarrar un fusíl. Fue un objetor de conciencia que no quería matar a nadie, quería salvar vidas y se hizo médico. En el contexto militar, los objetores de conciencia se niegan a acatar órdenes o realizar actos por motivos éticos o religiosos.

Después de luchar con el sistema, Doss fue asignado a la Batalla de Okinawa. Su batallón debía asumir las fuerzas japonesas estacionadas en la isla del pacífico. El escuadrón escaló el acantilado de Maeda Escarpment, apodado Hacksaw Ridge por el ejército americano. Sin tocar un arma, consiguió salvar 75 soladados. Por lo que recibió la Medalla de Honor del Ejército.

Obviamente, no cambió al mundo con su hazaña. Pero cambió el sentir de quienes lo conocieron. Su historia nos puede inspirar a hacer la diferencia en nuestro entorno inmediato. Este hombre sintió la obligación moral de luchar por su país y, su objeción de conciencia no fue un instrumento para dejar de cumplir con su deber, sino una inspiración para encontrar una forma creativa de poder ser parte de la solución. Fue a la guerra y dio lo mejor de sí mismo para cumplir con su conciencia.

Ahora en Dakota, una Guerra sin Cuartel

Equiparable a la objeción de conciencia militar, tenemos el derecho a la desobediencia civil, solo que las razones en este caso suelen ser sociales o políticas. Este año hemos sido testigos de varios conflictos de caracter ambiental, político y social en el país.

En Dakota, uno de estos conflictos ha llevado a la desobediencia civil por una causa ambiental, con el objetivo de traer cambios sobre politicas que afectaran el bienestar de todos los ciudadanos.

Se trata de la oposición al paso del oleoducto Dakota Access, que cruzaría el río Misuri por encima de la toma de agua de la reserva Standing Rock Siux. Esta y otras tribus indigenas intentan prevenir la amenaza que representa la ejecución de este proyecto al suministro de agua; no solo de la reserva, sino a los 18 millones de personas de la cuenca hidrográfica del río Misuri.

Sin embargo, son muy pocos los que están concientes sobre lo que sucede en North Dakota. Sobre los detenidos y las investigaciones sobre la violación de los derechos humanos. Razón por la que muy pocos, fuera de los directamente afectados ahora, defienden el derecho de todos a un ambiente sano.

Estar conscientes de lo que sucede en nuestro entorno con el Dakota Access y cualquier otro tema, nos permite entender como se comprometen nuestros valores y solo así podemos ser parte de la solución. La desobediencia civil no es la única forma de responder a nuestra conciencia. De hecho, es la última opción. Pero es necesario ejercer las acciones a tiempo para que no nos sorprendan sin alternativas a este recurso.

Cada uno de nosotros es parte de la solución

Se acerca el día de Acción de Gracias. Alguien está haciendo algo por ti en el norte del pais. Como reflexionaba más arriba, el deterioro de los recursos conduce a conflictos armados y estos, a su vez, conllevan a la destrucción del ambiente.

Romper el círculo vicioso depende de nuestra atención sobre las necesidades del entorno. No significa apropiarnos del sufrimiento o de las emociones negativas que pueden producirnos, sino de encontrar una forma creativa de poder ser parte de la solución.

Todos podemos participar desde nuestro nicho para prevenir la explotación del medio ambiente. Desde votando en estas elecciones y participando en los procesos de toma de decisiones, colaborando económicamente con los Siux en su lucha por evitar el Dakota Access, hasta haciendo nuestra tarea en el día a día por la conservación.

Como todo en la vida, atendiendo las causas y no las consecuencias. La guerra y los conflictos armados pueden ser a causa o por consecuencia del deterioro ambiental. Entonces proteger el ambiente en cualquier instancia es ser parte de la solución. Con seguridad, desde donde me estes leyendo, hay una historia con la que puedes hacer un paralelismo.

Por eso en este día quiero invitarte a reflexionar sobre la forma en que puedes conectarte con la necesidad de proteger los recursos naturales. Donde quiera que estes, cuidar nuestra casa común es posible actuando y para actuar hay que estar concientes de lo que está pasando.

La Voz Latina de la Conservación. Apasionada en comunicar una visión integral de los beneficios de la conservación y protección de los recursos naturales. Creadora del EcoCoaching®. Su misión profesional y personal es inspirar una participación más amplia de los Latinos en el disfrute y defensa de los recursos naturales de América, para que procuren su Bienestar Natural­­™